Las vitaminas

Las vitaminas son nutrientes fundamentales para el crecimiento y el mantenimiento del organismo. Dado que no tenemos capacidad para producirlas, es necesario asegurar su aporte a través de la alimentación.

Las vitaminas están presentes en los alimentos que tomamos en nuestra dieta y son imprescindibles para cuidar nuestra salud. Se tratan de compuestos esenciales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo que son capaces de proporcionarnos diferentes beneficios.

Actualmente, el estilo de vida conduce a hábitos alimentarios errados, con el aumento del consumo de alimentos poco nutritivos, lo que lleva a carencias en vitaminas y minerales en el organismo.

Por lo tanto, es necesario promover una buena alimentación, por ser sinónimo de tener una vida saludable y de mejora de la calidad de vida.

Una dieta equilibrada debería ser suficiente para cubrir nuestras necesidades diarias de micronutrientes. Sin embargo, el agotamiento de la tierra, los procesos industriales de manipulación y elaboración de los alimentos, así como su preparación -al freírla, cocerla o asarla- hace que muchas de las vitaminas se pierdan y que lo que ingerimos no tenga los elementos que teóricamente deberían contener.

Las vitaminas son activas en cantidades muy pequeñas (por ello son micronutrientes) y están involucradas en varios procesos metabólicos, especialmente los relacionados con la producción y almacenamiento de energía, protección del sistema inmunitario, formación de huesos y tejidos, formación y mantenimiento de las células.

Se agrupan en

Vitaminas hidrosolubles: son aquellas que se disuelven en el agua. En este grupo se encuentran las vitaminas C y las B1, B2, B3, B6 y B12. Su almacenamiento en el organismo es mínimo, por lo que la dieta diaria debe de cubrir las necesidades de estas sustancias. Con la práctica de la actividad física se produce gran número de reacciones metabólicas en las que están implicadas las vitaminas, por lo que el ejercicio intenso puede provocar carencias de estas vitaminas.


Vitaminas liposolubles: el organismo las almacena en los tejidos, el hígado y la grasa. Son las vitaminas A, E, D y K. Son solubles en los cuerpos grasos, son poco alterables, y el organismo puede almacenarlas fácilmente. Dado que el organismo puede almacenarlas como reserva, su carencia estaría basada en malos hábitos alimentarios. Existe el riesgo de saturación si se consumen de forma excesiva e incontrolada. La vitamina D también puede producirse de manera natural en nuestro cuerpo a diferencia del resto.

En el organismo, cada vitamina tiene una función propia y específica, no siendo posible compensar la falta de una con un mayor aporte de otra.

Por lo tanto, la importancia de las vitaminas queda definida a partir de su participación indispensable en el funcionamiento de un organismo sano y permite hacer énfasis en las ventajas de una alimentación saludable
Es realmente importante a diario ingerir frutas y verduras frescas y de estación o cualquiera de sus derivados.

Adjuntamos un link que hemos encontrado, donde pueden ver todas las vitaminas y los alimentos que nos proporciona cada una de ellas https://www.ilerna.es/blog/fp-online/las-13-vitaminas-quien-es-quien/

Para más información: https://sies55.com/tienda/98-minerales-y-vitaminas

Dejar un comentario

Debes iniciar sesión para publicar un comentario.